Viernes, 28 2017 Julio | Login

PASCUA DE RESURRECCION 2017

El Señor está Vivo, “Ha resucitado como lo había dicho   “Mt.28 1-10

Vigilia Pascual: ‘El Señor está vivo, queriendo resucitar a quienes han sepultado la esperanza (Papa Francisco)

Al alborear el primer día de la semana, El Evangelio  nos habla de un nuevo amanecer,  nos invita a cada uno de nosotros a ser ese nuevo horizonte de esperanza, como el sol luminoso que se despierta  dando comienzo a un nuevo día, amanece una nueva historia. Esta es la gran notica de Cristo resucitado que acabamos de proclamar, ¿quién no se alegra de contemplar la maravilla de un nuevo amanecer después de una noche oscura?

La noche oscura de la muerte en el viernes santo , nos ha hecho contemplar, como la dignidad humana ha sido aplastada  por el peso del pecado, de la injusticia de tantos hombres y mujeres que viven en el sepulcro  por el egoísmo y la ambición de un mundo violento que arrastra tras de sí tanta vida, queriendo segar la inocencia  de tantos niños, la vida  naciente y la ilusión  de tantos jóvenes, el amor de tantas madres, el esfuerzo de tantos padres, la paciencia de tantos que luchan  día  a día contra la esclavitud, de los que sufren  en la miseria, en el maltrato, en la marginación, en la prepotencia del soberbio  y en la vanagloria del engreído, noche oscura  en la que tantos hombres y mujeres  han experimentado y participado  del dolor del crucificado, donde el mundo  pareciera morir en una lenta agonía  una asfixia que  le dificulta respirar  en el aire fresco de la mañana   limpia de nubes y llena de luz como la mañana de Resurrección.

            Encontramos en el evangelio de esta Vigilia Pascual  el caminar de María Magdalena y la otra María  que caminan hacia el sepulcro, porque no se resignan a que su amor  haya muerto, quieren estar junto al que aman, allá van  se pusieron en camino, es el ímpetu de la esperanza el que las levantó temprano en la mañana  es el amor ardoroso que nunca se da por vencido el que les mueve,  no piensa como entraran, ni en el peso de la piedra que cerro la sepultura, ni en los soldados que dejaron los romanos custodiando el cuerpo del amado. Pero caminan sin darse por vencidas en busca del amado. Mujeres de la esperanza, mujeres de la fe, mujeres  del amanecer. CAMINEMOS como esas mujeres, con fe, con esperanza, con amor, no nos resignemos, ni ante el dolor ni ante la muerte, porque el amor es más fuerte que la muerte.

            ¿Cómo es tu fe? ¿Cómo es tu amor? Te quedaste en las dificultades del camino de la vida, solo miraste hacia abajo  para toparte con la tierra fría  y pisada de tantos que no tuvieron esperanza, que sucumbieron en el camino  en sus tropiezos, en sus desánimos, porque se cansaron de caminar , y cayeron  en su pesimismo  o en la desesperación, porque les faltó suficiente  amor  y suficiente fe  para mirar hacia arriba y contemplar el horizonte de este amanecer resucitado  y escuchar la noticia: Estaba muerto pero ahora vive. ¡Cristo vive¡¡ha resucitado.¡

            En el camino de estas mujeres llenas de fe y de amor, de pronto tembló la tierra  y el ángel corrió la piedra, y aquella mole que cerraba el sepulcro cayó, y la dificultad que parecía insuperable se desvaneció,  el ángel mensajero de luz, les dirige su palabra antes que ellas pregunten, “ Ya sé que buscáis a Jesús  el crucificado, No está aquí, Ha resucitado como lo había  dicho” Nos podemos imaginar  el rostro y semblante  de aquellas mujeres al oír, no está aquí ha resucitado como lo había dicho, sus caras  cambiaron  por completo, su corazón se aceleró en latidos de alegría, su amor y su esperanza no  fueron inútiles, que podrían intuir estas mujeres después de ver muerto a su amigo, a su maestro a la razón de su vida. Ha resucitado  como lo había dicho, si en seguida llegaría a su mente aquellas palabras que un día escucharon de Jesús y a las cuales como tanta gente se olvidaron o cayeron  en el vacío, o no las creyeron. Pero Cristo lo había dicho con la misma firmeza y certeza, cuando anunció que el Hijo del hombre moriría, y al tercer día resucitará. Jesús nunca engaña, siempre cumple  su palabra. Resucitó como lo había dicho.

Aquella noticia, no es cualquier noticia , es la gran noticia, la única noticia que cambiará el curso de la historia de todos los tiempos, la que cambió la vida   de tantos  hombres y mujeres que no encontraban salida a su  existencia, la noticia clave de todos los misterios, de todos los interrogantes, la respuesta de todas las dudas, es la respuesta de un Dios que nunca defrauda, de un Dios que siempre cumple sus promesas, de un Dios que ama  la vida y rechaza la muerte, noticia que debe ser escuchada, que debe ser oída en todo el mundo, que debe ser vivida  por todo cristiano. ¿Quiénes serán los reporteros, los periodistas los locutores de la radio, la prensa la televisión que lleve esta  gran noticia?

            La mujeres no solo escucharon la noticia que Jesús no estaba allí y que había resucitado según lo había dicho, recibieron también una orden un mandato por parte del Ángel de Dios.  Id a prisa a decir a sus discípulos: Ha resucitado y va por delante  de vosotros a Galilea. Allí lo veréis. Si amigos, esta noticia hay que anunciarla  hay que llevarla por los caminos de pueblos y ciudades, por los caminos de todo hombre que sufre , de todo pueblo que está en la oscuridad, de tantos que están en el sepulcro de este mundo injusto de este mundo esclavo del pecado, ha llegado la libertad, la esperanza, la luz , amaneció está alboreando una nueva vida  para todos, solo hace falta la fe y el amor, la fe en su palabra, creértelo, y renacerá en tu vida la fuerza del amor para comunicarlo. Caminemos como aquella mujeres, “se marcharon a toda prisa del sepulcro llenas de alegría  corrieron a anunciarlo a los discípulos”

Se convirtieron en los misioneros mensajeros que van por el monte anunciando la paz. ¿Qué haces tú triste en tu dolor, en tu angustia, en tu oscuridad? Sal corriendo a decir a todos, que la muerte no es el final de nuestra vida, que el dolor y la oscuridad serán pasajeros, que Cristo vive, y vive porque ha resucitado venciendo a la muerte. Y que si crees en Cristo tú también vivirás por toda la eternidad. Que hay razón para esperar, que hay razón para amar, que hay razón para vivir.

Y el premio a la fe de  aquellas mujeres que correrían como alocadas por la alegría de la noticia  en la que creyeron, por su esperanza que nunca dejaron morir, por su amor que nunca dejó de latir en su corazón ”Jesús les salió al encuentro y les dijo: Alegraos, …no tengáis miedo,  id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea allí me verán”.

MARAVILLOSO EVANGELIO, lo más esencial de todo lo escrito en la Biblia ¡Alegraos  Cristo ha resucitado ¡llego la hora, que el mandato de Jesús  que hizo a sus discípulos  y que hizo a las mujeres se cumpla,  seamos nosotros los que le cumplamos, el cumplió la misión que el Padre le dio. Felicitaciones Jesús, gracias Jesús por devolvernos  más fuerte la esperanza  y la fe en esta noche  santa, que conmemoramos tu Resurrección, por la gran Azaña  venciendo a la  muerte por  tu resurrección.  Misión cumplida. No tengamos miedo salgamos presurosos hacia la Galilea donde Cristo  nos espera, a la Galilea del primer amor, donde Jesús les llamó a sus primeros discípulos en la orilla del lago, donde también hoy a nosotros nos llama para que le sigamos  siendo sus discípulos misioneros, que llevemos con valentía y alegría el amor de Dios, las palabras de Jesús, si, buena noticia para todos, pequeños y  grandes, ricos y pobres, justos y pecadores. Porque todos necesitamos de sus palabras, que son vida y vida en plenitud. FELICES PASCUAS CRISTO VIVE, HA RESUCITADO. Vive tú por él. Y haz vivir a los demás.